10Feb

El monstruo de las lenguas

El cardenal boloñés Giuseppe Gasparo Mezzofanti maravilló a sus contemporáneos con su increíble facilidad para los idiomas: llegó a dominar con fluidez 38 lenguas. Personajes famosos de todo el mundo acudieron a Italia para ver con sus propios ojos a este hombre sin ambiciones y sus testimonios sólo sirvieron para acrecentar su fama.

Nació en 17774 en una familia humilde y desde pequeño destacó por su magnífica memoria y su oído musical. Siendo muy joven aprendió el sueco, el alemán, el castellano y varios dialectos sudamericanos de sus conversaciones con misioneros jesuitas, además de las lenguas muertas que estudió en la escuela. Tras estudiar filosofía y teología se dedicó al estudio de las lenguas orientales y con 23 años asumió la cátedra de hebreo, árabe, lenguas orientales y griego en la Universidad de Bolonia.

Durante las guerras napoleónicas se dedicó a cuidar en los hospitales a los heridos extranjeros y aprovechó para aprender varios idiomas europeos. Se hizo confesor de los turistas y viajeros que pasaban por Bolonia. A petición del Papa se trasladó a Roma, donde el contacto con misioneros y sabios procedentes de todo el mundo le permitió aprender muchos otros idiomas. El único idioma que se le resistió durante un tiempo fue el chino, pero tras cuatro meses de estudio lo añadió a su lista de tareas terminadas. Lord Byron se encontró con Mezzofanti en Bolonia y lo describió como "un monstruo de las lenguas... que tenía que haber existido en tiempos de la Torre de Babel como intérprete universal". El padre Charles William Russel quedó impresionado por su capacidad de expresarse con finura y sin errores en gaélico, inglés y en los principales dialectos de Gran Bretaña.

Tras su muerte escribió su biografía, en la que declaró que Mezzofanti llegó a escribir y hablar casi perfectamente 38 lenguas, como el hebreo, el árabe, el neo-arameo-caldeo, el copto, el armenio antiguo y el moderno, el persa, el turco, el albanés, el maltés, el griego clásico y moderno, el latín, el castellano, el portugués, el francés, el alemán, el sueco, el inglés, el ruso, el polaco, el checo, el magiar, el chino, el siríaco, el Ge'ez, el amhárico, el hindi, el guyaratí, el vascuence, el rumano. Además dominaba con menor seguridad cuarenta idiomas  y un número desconocido de dialectos. En cuanto al sánscrito, el malayo, el tibetano, el islandés, el sami, el ruteno, el frisón, el letón, el córnico, el quechua y el bambara era capaz sólo de leerlos, pero no de hablarlos.

 

Posted in Traducción

Últimos comentarios

  • Nada de adioses por ahora amiga! Que yo no me entere! Dentro de poco haré una entrada especial de bienvenidas en tu honor...

    Macarena Rodríguez Villa-Real, 27. Abril, 2011 |

  • Carmen
    Not in the mood to say goodbye by any means....
    Pero si me veo en la necesidad, no dudaré en usar una de estas!...

    Carmen, 15. Abril, 2011 |

  • Amiga, como siempre genial post y mejor selección... eres increíble

    Begoña Antón, 25. Marzo, 2011 |

  • Prometo más en breve pequeño Harrison!

    Macarena Rodríguez Villa-Real, 10. Febrero, 2011 |